Emprender hoy es el sueño de muchos. Al principio, cuando te embarga la ilusión por iniciar tu propio proyecto, solo ves las ventajas que ello supone, te visualizas haciendo lo que amas y viviendo la vida que sueñas. ¿Y por qué no? De eso se trata la vida, de ser feliz, y ¿qué mayor felicidad que poder disfrutar de tu trabajo y que éste te permita disfrutar de la vida? ¿Quién no se apunta a vivir así?

Sin embargo, con el paso del tiempo, tener un negocio propio puede convertirse en tu peor pesadilla si caes en las trampas más comunes en las que caen la gran mayoría de los emprendedores. La rutina, las obligaciones y responsabilidades o las complicaciones del día a día pueden matar tu ilusión y tu motivación.

Sé muy bien de lo que te hablo, porque yo misma lo he experimentado en carnes propias y también lo he visto muchas veces en carnes ajenas. Emprender puede ser una aventura maravillosa o convertirse en una auténtica odisea llena de difíciles y duras batallas que lidiar.

Pincha aquí para leer «Cómo sobrevivir a La Odisea de Emprender»>>

Si la incertidumbre de no saber por dónde tirar, el miedo a equivocarte, el agotamiento y la ansiedad se apoderan de ti, es porque estás en alguna, sino en todas, de las trampas mortales en las que tarde o temprano, caemos el 99,9% de los emprendedores.

Pincha aquí para conocer las 4 Trampas del Emprendedor>>

Aunque si cumples cada uno de los 4 pasos que te voy a contar para equilibrar tu vida personal con tu vida profesional, podrás saborear las mieles de ser tu propio jefe. De lo contrario, estarás ensamblando las cadenas de tu esclavitud.

Carolina, una profesora de inglés de Sevilla, estaba en ese punto cuando acudió a mi. En ese momento sentía que no tenía vida, te lo comparto con sus propias palabras:

“Había abierto la academia hace 2 años con muchísima ilusión y la había perdido. Lo que era un sueño se había convertido en una pesadilla. No tenía tiempo para mi ni para mi pareja, me había convertido en una persona malhumorada, estaba siempre con malas caras y malas formas. Estaba desbordada y eso se reflejaba en mi vida personal y de pareja.” 

Empezamos a trabajar en estos 4 pasos para aumentar su calidad de vida y ¡guau! Lee con atención y comprueba los sorprendentes resultados que experimentó Carolina.

PASO Nº1: Ponle un límite a tu jornada laboral

Iniciar tu propio negocio es como iniciar una relación sentimental, sientes que todo el tiempo que pasas con la persona que amas es poco. Del mismo modo, la pasión inicial impulsa a todo emprendedor a hacer todo tipo de sacrificios, como jornadas interminables, noches sin dormir… La pasión es una gran aliada en cualquier actividad, además es contagiosa y hace que comuniques tu propuesta con vehemencia y credibilidad.

Derechos Fotolia

Derechos Fotolia

También la pasión te permite superar los más grandes obstáculos con energía y confianza. Pero ojo, porque al igual que en el proceso de enamoramiento, la pasión desbordada puede cegarte y no dejarte ver las partes más peliagudas ni las señales de peligro en el camino. Y esta es la primera trampa mortal de los emprendedores.

Sabrás si ya has caído en esta peligrosa trampa cuando tu vida está supeditada a tu negocio, si ya no piensas en nada más, lo das todo y resulta poco, y ladras cuando llegas a casa después de un mal día. Es hora de empezar a equilibrar tu vida, de poner límites a tu jornada laboral y de compaginar tu vida profesional con tu vida personal. Mira lo que me dijo Carolina al principio:

“A nivel profesional soy consciente de que estoy creciendo y que mi negocio es mi niño chiquito y tengo que criarlo. Pero estoy cansada, no tengo ganas de innovar ni de ser creativa, que es por lo que el negocio ha surgido. Tengo claro que hay otra forma de hacerlo, pero lo veo limitado. No quiero esto para toda la vida, no quiero este precio a largo plazo, ahora soy joven y no me importa, pero no quiero vivir así.”

Sin embargo, tras ayudarle a ver lo importante que era que limitara su horario de trabajo y que se permitiera descansar sin sentirse culpable, y además trabajar con ella en un plan para cambiar sus hábitos y su forma de pensar al respecto, mira lo que me dijo:

“He notado un cambio grande. Ahora la academia puede estar abierta y yo no tengo que estar todo el tiempo, tengo una persona que puede atender a la gente, y puedo relajarme. Ahora lo veo ridículo, pero antes si estaba la academia abierta algo tan simple como echarme una cabezada de siesta era impensable.”     

PASO Nº2: Trabaja con objetivos planificados

Lo que te voy a decir puede chocarte, y es que los sueños no se cumplen. Yo no creo que sea suficiente con visualizarte habiendo conseguido tus sueños y pensar que el poder de la atracción hará el resto. Para que un sueño se cumpla hay que convertirlo en una meta bien definida, y esta meta hay que trasladarla a objetivos temporales y específicos que a la vez hay que dividir en tareas concretas que hay que agendar. Luego, como un buen capitán de barco, hay que revisar el avance y corregir el rumbo si es preciso.

Hacer que un negocio funcione es como armar un puzle, es necesario poner cada pieza en su lugar, y empezar colocando las piezas más relevantes. Si ya sabes cuáles son tus prioridades  y tienes una buena planificación no te dejarás llevar por los ladrones de tiempo que aparecen cada día porque sabrás qué paso dar a cada momento, y lo darás con la seguridad de que sabes a dónde vas.

Hay quien prefiere dejarse llevar por la corriente, o como se ha puesto de moda llamarlo, dejarse fluir. Esta actitud tiene un gran componente de confianza en la vida y en uno mismo, y la confianza sin lugar a dudas es clave a la hora de emprender. Sin embargo, un exceso de confianza es la segunda trampa mortal en la que caen en un momento u otro la mayoría de los emprendedores. Has caído en esta controvertida trampa cuando confías más en tu capacidad de improvisación que en una buena planificación y estrategia meditada.

Pincha aquí para leer Cómo Hacer un Plan de Acción en 6 Pasos>>

Estas son algunas de las cosas que me dijo Carolina al inicio de su programa de coaching y mentoring conmigo:

“No sé cómo organizarme, me siento desbordada. Tengo varios proyectos y estoy agobiada con la organización. El problema es que voy corriendo, no tengo tiempo para acabar una actividad, se me van las cosas de la cabeza y ello afecta a la calidad.”

Y esto es lo que me contó Carolina después de haber aprendido a planificarse:

“Lo más impactante ha sido hacer proyectos que los tenía en la ilusión, tenerlos materializados para mi es muy grande. Si quieres algo marcando objetivos y definiendo las tareas se consigue. Ahora lo tengo integrado y tengo las herramientas, trabajo 2/3 de lo que trabajaba antes y con ganas, y puedo compaginar con mi vida personal.”  

PASO Nº3: Automatiza y sistematiza tu actividad

Emprender al principio es igual a auto emplearse. Y en un auto empleo no puedes ponerte enfermo ni tomarte días libres, porque todo depende de ti, si dejas de trabajar dejas de ingresar. Por tanto, ser insustituible es la tercera trampa mortal que puede arruinar tu negocio al menor imprevisto.

Derechos Fotolia

Derechos Fotolia

La forma de evitar caer en esta trampa y poder disfrutar de la calidad de vida que buscas, es tener un método de trabajo para poder sistematizar tu negocio y que éste funcione de manera automática aún cuando tú no estás. Esto te dará libertad para poder emplear tu tiempo en aquello que tú prefieres, con la seguridad de que las cosas funcionan.

Un método de trabajo te permite mantener la calidad y asegurar que el cliente quede satisfecho, eso significa que hay unas pautas que seguir a la ahora de entregar el servicio o producto, y por tanto un procedimiento que puede ser medido y pulido.

Un sistema tiene como objetivo automatizar todos los procesos que se llevan a cabo en un negocio y garantizar que nada quede al azar ni a la espontaneidad. Trabajar con esa idea desde el principio te puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza, pues permite resumir las funciones requeridas en un puesto de trabajo.  Lo que se traduce en mayor efectividad.

La idea de hacerse prescindible en su propio negocio puede dar retortijones a cualquier emprendedor, pero mira como pensaba Carolina antes y después de hacer el trabajo para implementar un sistema en su negocio:

“Yo venía de una mentalidad de autónomo de mis padres, a base de trabajar mucho y dedicar mucho tiempo y mucho sacrificio. Crear un sistema automatizado me dio mucha libertad. Primero no tenía tiempo libre, pero luego no sabía que hacer con él. Había conseguido lo que creí que me iba a costar de 10 a 15 años, y eso causó mucho impacto en mi. Ahora tengo un negocio automatizado que me está dando los frutos que quería y puedo materializar proyectos que veía a largo plazo. Lo más poderoso es la rapidez con la que he conseguido todo eso.”

PASO Nº 4: Delega y lidera un equipo de trabajo

Para cualquier emprendedor uno de los mayores retos es crear un equipo de trabajo, bien con empleados o colaboradores. Encontrar los profesionales adecuados suele ser tarea ardua, sobre todo cuando te resistes a delegar por miedo a que las cosas no se hagan como es debido. Ese miedo es la cuarta gran trampa mortal a la que se enfrenta todo emprendedor cuando su negocio empieza a crecer.

Si ya tienes un método de trabajo y un sistema automatizado en tu negocio, delegar funciones va a ser mucho más fácil. Aún así, conocer ciertas herramientas de inteligencia emocional, como la asertividad y la empatía, y adquirir habilidades de liderazgo, te van a ser de mucha utilidad a la hora de delegar y sacar el máximo partido de los recursos humanos de tu empresa.

Un buen líder estimula a su equipo para sacar la mejor versión de si mismos y les ayuda a superar los obstáculos que se encuentran en el camino. Como líder has de comunicar correctamente la visión y misión de la empresa y actuar siempre dando ejemplo en coherencia a los valores corporativos. El trabajo en equipo resulta muy enriquecedor si sabes dar un buen feed-back cada vez que sea necesario.

Al principio, ésta era una de las grandes preocupaciones de Carolina:

“Había contratado una chica para la oficina y una profesora nueva para quitarme trabajo y yo tenía que prepararle las tareas y eso me quitaba el sueño porque no tenía tiempo material. Me imaginaba que no iba a poder abarcar más alumnos ni más volumen de negocio.”

Tras aprender varias herramientas y adquirir ciertas habilidades, Carolina habla así:

“Veo que he crecido un montón profesionalmente, me veo con muchas herramientas y con recursos para seguir avanzando, me siento muy orgullosa de mi. Este proceso de coaching y mentoring es lo mejor que he hecho.”

Pincha Aquí para conocer las 3 C del Liderazgo>>

¿Estás viviendo alguna de las trampas que te he contado? ¿Sientes que necesitas más organización en tu negocio? ¿No sabes cómo hacer para tener más tiempo? Mira el siguiente video dónde te cuento cómo puedes mejorar tu calidad de vida como lo hizo Carolina. Mira el video a continuación para empezar a construir el negocio y la vida que deseas y:

  • Desarrollar la hoja de ruta hacia tu calidad de vida.
  • Descubrir qué hacer en tu negocio para tener lo que quieres.
  • Eliminar de tu vida de forma definitiva lo que NO quieres.

Y escúchalo hasta el final, porque te voy a decir cómo puedes acceder a un regalo valorado en 100 €. ¡Pincha para ver el video ahora!

mas_calidad_de_vida

¡Éxito y Felicidad!

Emma García

Opt In Image
¿Te gustó este artículo?
Apúntate para recibir Gratis más artículos en tu email y Recibe la Guía para Ser Emprendedor Crack .
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad